Conocé la marca de lujo que hace bolsos y carteras con mangueras de bombero

disenadores-de-moda-en-espana-una-guia-para-la-supervivencia-1436525686

Aunque se escucha mucho charlar de sustentabilidad, no se acostumbra a identificar a los productos sostenible con el lujo. No obstante ese no es el caso de Elvis & Kresse, compañía inglesa fundada por Kresse Wesling y James Henrit, que efectúa carteras y bolsos a partir mangueras de bomberos que quedaron inservibles y cuyo productos cuestan entre ciento cuarenta y cinco y trescientos cincuenta euros.

Todo empezó en dos mil cinco cuando Kresse Wesling participó en la ciudad de Londres de ISO catorce mil uno, una conferencia sobre estándares ambientales. Allá conoció a los bomberos de la brigada de la ciudad de Londres que habían asistido buscando una solución opción alternativa para la predisposición final las mangueras que quedaban inservibles y que inevitablemente acababan en la basura. “Me mostraron una manguera y me encantó: me pareció un material atrayente, fuerte y durable. Creí que debía haber un empleo para ellas”, narró Wesling a Financial Times. Oriunda de Cánada, Wesling siempre y en todo momento había tenido interés en todo lo relacionado a restos y reciclaje, de ahí que no vaciló en cargar la manguera de veintidos metros y la llevó a la casa que compartía con su pareja, James Henrit. “Cuando le pregunté a James que podíamos hacer con esta manguera se comenzó a reír, no lo podía creer”, recuerda.Conocé la marca de lujo que hace bolsos y carteras con mangueras de bombero

Los primeros intentos de producto no fueron triunfantes. Hasta el momento en que prácticamente de forma casual, a Henrit se le rompió su cinturón y se le ocurrió sustituirlo con uno hecho de manguera. Ese fue su primer producto y con él lanzaron en dos mil siete su marca, Elvis & Kresse (Elvis era el apodo de Henri en la universidad). “Teníamos un enorme material y una buena historia, por el hecho de que todos respetan a los bomberos y estábamos reciclando producto que después de veinticinco años de servicio, era descartado. Mas para ser viables de manera comercial debíamos expandirnos cara otros productos”, narra Wesling.

Empezaron a descubrir y descubrieron que bolsos y carteras eran productos que se vendían bien, mas ninguna factoría deseaba hacer bolsos y carteras desde mangueras. Entonces decidieron armar un prototipo, mas no fue hasta un año después que consiguieron impresionar a una factoría en Rumania que generó el prototipo de una Tote bag. Henrit abandonó su trabajo y generó cuatro estilos de bolsos. El próximo paso fue expedir a hacer ochocientos bolsos que fueron lanzados al mercado en dos mil ocho, justo el año de la crisis económica.

El primer año fueron a pérdida, mas viviendo de ahorros, de los ingresos generados por los cinturones y merced a los pocos costos de producción en tanto que las mangueras eran sin coste, consiguieron sostenerse a flote. La pareja decidió donar el cincuenta por ciento de las ganancias a los bomberos londinenses, lo que probó ser un ademán no solo solidario sino más bien asimismo estratégico a nivel negocio que asistió a acrecentar las ventas. Desde ese momento, el modelo de negocios evolucionó con distribuidores internacionales acercándose compañía y con esenciales ingresos merced a la adquisición en línea. La pluralidad de productos se diversificó y el día de hoy ofrecen carteras y bolsos para hombres y mujeres y accesorios

A la data, ya procesaron más de ciento cincuenta toneladas de mangueras que de otra forma irían a la basura. Su plan a futuro es transformar a la compañía en un gigante global con factorías en todos y cada uno de los continentes. “Queremos reciclar todas y cada una de las mangueras contra incendios del planeta. Soñamos con un planeta en donde todo se pueda reciclar”, explican. Además de esto, fueron sumando nuevos materiales de descarte para hacer productos como seda de paracaídas, cuero, sacos de café, cajas de zapatos, bolsas de té y más. Están certificados como empresa B y son reconocidos por abundantes organismos internacionales. “El futuro del lujo es sostenible, ético, transparente y desprendido, cara eso apuntamos”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *