9.6 C
Buenos Aires
miércoles, agosto 4, 2021
InicioNegociosWenance, la fintech argentina que promueve el crédito online

Wenance, la fintech argentina que promueve el crédito online

FinTech o empresas que combinan finanzas y tecnología han jugado un papel en incrementar sus servicios financieros basados ​​en nuevas plataformas online, completando así la oferta bancaria tradicional.

Este es el caso de Wenance, la fintech argentina que se ha posicionado entre las empresas que otorgan préstamos online en el país, pero también en España y Uruguay, de forma sencilla y con operaciones 100% digitales.

La empresa que dirige el empresario argentino Alejandro Muszak se ha esforzado por incluir a todos aquellos que no cuentan con servicios bancarios y por lo tanto no tienen acceso a todos los productos financieros que suelen ofrecer los bancos tradicionales.

“La gente necesita préstamos cuando los necesita y con procesos simplificados y simples”, dijo Muszak. Wenance, que ha estado operando en línea desde 2014 pero comenzó a brindar soluciones financieras en 1997, ha otorgado préstamos por $ 50 millones, ha reunido con éxito una cartera de 150.000 clientes en todo el mundo y cuenta con un equipo de 600 empleados que gestionan más de 400.000 créditos.

Wenance: una historia de éxito

Las empresas de tecnología financiera han irrumpido en el mercado de servicios financieros para atender a una parte de los clientes que no podrían resonar en las organizaciones tradicionales. La historia cuenta que Muszak detectó esta necesidad en la industria no bancarizada y desafió al sistema con una propuesta de valor inclusiva.

De esta forma, el emprendedor argentino capitalizó la tecnología de préstamos online y creó dos marcas, Welp y Mango, que rápidamente comenzaron a crecer en aplicaciones, ayudando a hacer realidad miles de sueños.

Wenance, a través de sus marcas Welp y Mango, opera en Argentina, Uruguay y España y planea aterrizar próximamente en México, Suecia, Dinamarca y República Checa.

El éxito de la empresa se reduce a una simple idea: conseguir que los clientes hasta ahora parcialmente excluidos del sistema bancario tradicional encuentren sencillo el acceso al sistema financiero, gracias a procesos ágiles y con una oferta de calidad competitiva.

En este sentido, el fenómeno de las fintech inclusivas no solo llegó para quedarse, desafiando las estructuras tradicionales, sino que también ha abierto un nuevo panorama con soluciones financieras cada vez más competitivas.